Cotizaciones, presupuestos y propuestas

A menudo nos encontramos con personas que usan las palabras cotización, presupuesto y propuesta indistintamente. Pero cuando se trata de hacer negocios, debes tener claro qué tipo de documento utilizar y en qué circunstancias. Cuando tus clientes te solicitan una cotización, se sentirán muy decepcionados si reciben un presupuesto o una propuesta en vez de la cotización. Así que demos claridad a esta confusión y prepárate para aprender los usos de cada una.

Cotizaciones

Una cotización proporciona un monto aproximado del costo de tus productos / servicios y es vinculante legalmente. Incluye el precio detallado de las opciones específicas que ofreces a un cliente en particular para completar el trabajo en un plazo determinado. Las cotizaciones suelen expirar después de un tiempo, ya que las tasas de precios fluctúan dependiendo del mercado y debes mantener a tus prospectos actualizados con respecto a los términos del acuerdo antes de firmar un contrato.

Una cotización representa tu disposición para llevar a cabo el trabajo de la manera en que lo describiste y al precio convenido. La función de eQuote de Osmos Cloud te permite crear una cotización a la medida del cliente en poco tiempo, lo que te va a ayudar a cerrar el trato.

Presupuestos

Un presupuesto se envía cuando tu cliente pide un monto aproximado. Un presupuesto generalmente muestra una idea general del paquete de servicio y, a diferencia de la cotización, pueden agregarse o quitarse opciones dependiendo de tus negociaciones con el cliente.

Un presupuesto es muy fácil de completar con Osmos cloud si deseas dar una idea general de los paquetes que tienes disponibles. Para un cliente que te pida el valor de tus productos o servicios, un presupuesto es la solución que necesitas.

Propuesta

Las propuestas son documentos detallados que utilizan algunas empresas (como agencias de marketing, consultores) para explicar todo el proyecto, el proceso, el alcance, el precio, etc. Por lo general, se presenta cuando un cliente potencial requiere más información y persuasión sobre la capacidad de tu empresa y cómo puedes satisfacer sus necesidades.

Al mostrar el valor agregado que el cliente recibirá una vez firme el contrato, llevarás a tu negocio al siguiente nivel. Una propuesta bien estructurada debe incluir ejemplos y testimonios de proyectos previos para generar confianza. Aunque una propuesta no es vinculante, generalmente se considera como un «contrato acordado» una vez el cliente la acepta. A partir de aquí, el proyecto generalmente debería ejecutarse siguiendo términos establecidos. Si tu empresa presenta propuestas claras y detalladas que aclare todas las dudas de tus clientes, siempre vas a superar a la competencia que se enfoca en la forma tradicional de hacer negocios.

Importancia del rol del documento

A pesar de las similitudes, debes comprender que las cotizaciones, presupuestos y propuestas no son lo mismo. Como pudiste leer anteriormente, cada tipo de documento tiene un rol y una función única y es crucial saber cómo y cuándo usar cada uno para asegurar la venta. Al enviar cualquiera de estos a tu cliente, debes pensar en lo que esperan recibir y por qué. De modo que cuando te piden una cotización, no la entregues en función de lo que crees que debes colocar, sino de lo que quiere el cliente.

Una comunicación con los clientes que sea práctica y constante puede ayudarte a minimizar la frustración y la confusión que pueden surgir durante el proceso de ventas. Y para hacerlo bien, ¿por qué no pruebas Osmos Cloud? Haz clic aquí y comienza a usarlo gratis para obtener increíbles funciones de cotización y mucho más.